La misión estatutaria de Creemos es conquistar las más altas cotas posibles de libertad para la persona, devolviéndole el poder que le ha sido sustraído por las diversas formas de colectivismo económico, social, cultural y político. Para su cumplimiento, el artículo noveno de los Estatutos define como objetivos del partido los siguientes:

  1. Defender la libertad y los derechos civiles de las personas, sin distinción de raza, etnia, edad, sexo, orientación sexual, situación de capacidad o discapacidad, condición social o nivel cultural, origen autóctono o extranjero, u otras características personales cualesquiera.
  2. Reducir el colectivismo imperante en la sociedad y el paternalismo excesivo de las administraciones públicas, afirmando y fortaleciendo la soberanía individual de las personas en todos los ámbitos de su vida.
  3. Reducir al mínimo posible el volumen del Estado, su coste y su injerencia tanto en las vidas de los ciudadanos como en el orden espontáneo de la sociedad y de la economía. Devolver el poder al ciudadano, es decir, transferir a cada individuo la toma de cuantas decisiones actualmente colectivas o estatales sea posible.
  4. Liberalizar profundamente todos los mercados y reducir a la mínima expresión posible la presión fiscal que soportan los ciudadanos y las empresas, estableciendo topes constitucionales al gasto público. La razón del por qué se ataca el gasto en vez del endeudamiento o el sistema tributario, es que estos dependen del gasto. El endeudamiento se utiliza para compensar el déficit proveniente del gasto irresponsable, y los impuestos más altos devienen de la necesidad de cubrir gastos más elevados del Estado. En caso de no poder contar con ninguna de las dos, el Estado recurre al financiamiento en moneda nacional a través de la emisión monetaria, la cual al estar destinada a cumplir un objetivo político más que de equilibrio económico pierde su razón de utilidad (satisfacer la demanda monetaria), y pasa a sostener una irresponsable política fiscal que pagamos todos. El gasto es el verdadero problema. Sin más gastos no se necesita más endeudamiento, ni más impuestos, ni emisión monetaria irresponsable.
  5. Asegurar la calidad de los servicios y promover un acceso más extendido a ellos, de los seguros sociales y de las pensiones mediante su individualización y su devolución del Estado a la sociedad civil, de manera que sea ésta quien los gestione a través de múltiples operadores privados, con o sin ánimo de lucro. La sociedad es la que conoce, a través de sus distintos agentes conformantes e instituciones sociales, cuáles son las necesidades además de dónde y cuándo se necesitan los recursos.
  6. Desestatizar la cultura, la solidaridad y las cuestiones éticas, y evitar cualquier influencia de las organizaciones religiosas en la adopción de decisiones estatales. Ni el Estado, ni el gobierno ni las organizaciones políticas deben monopolizar la caridad, que es voluntaria y corresponde exclusivamente a los individuos y organizaciones sociales.
  7. Hacer más pluralista y abierto el sistema político y electoral, democratizar la jefatura del Estado y avanzar en el entendimiento federal de Venezuela.
  8. Abrir a Venezuela al mundo integrando el proceso de integración económica global (globalización) permitiendo la libre circulación de capitales y el comercio internacional. También se procurará facilitar y volver más eficientes los procesos de migración (tanto inmigración como de emigración) para lograr otro objetivo central: el enriquecimiento cultural y económico multilateral (integrando a Venezuela mano de obra), si los individuos así lo desean. Del resto, las relaciones exteriores se caracterizarán por ser colaborativas pero limitadas y aislacionistas: cada Estado a lo suyo. Se rechazarán regímenes tiránicos e ideologías desde el Partido y sus autoridades y también se realizarán análisis situacionales, pero no promoveremos políticas sugestivas que intervengan en las políticas públicas de otros países de forma agresiva y permanente.
  9. Contribuir a la seguridad energética a través de la incorporación de energías alternativas y más limpias, como la nuclear y solar. Se promoverá la seguridad energética promoviendo alternativas para el acceso y generación de la energía sea individual o comunitario (por ejemplo, casas con instalaciones propias de electricidad con su propia generación de energía o comunidades con su propia generación de energía a través de paneles solares) así como la privatización de empresas estatales responsables del servicio eléctrico, devolviendo a la sociedad aquello que le ha quitado el Estado.
  10. Reformar el Sistema Judicial con el objetivo de hacer prevalecer la verdadera justicia y evitar desastres futuros donde una cúpula pueda manipularlo a su antojo, como ha sucedido por décadas. Se permitirá y promoverá el establecimiento de vías de mercado para la provisión de justicia, limitando al y compitiendo con el Estado. El individuo debe ser libre de decidir cómo prefiere resolver sus conflictos, y la libertad empieza por tener varias opciones para escoger.
  11. Establecer una Democracia Digital y pasar el sistema de registro de información del Estado a una red de servidores, para disminuir la burocracia. Toda información que almacene el Estado debe tener su respaldo en los servidores.
  12. Descentralizar y hacer totalmente público el registro de información estatal con el objetivo de establecer rendición de cuentas inmediatas en tiempo real para acabar con la corrupción y mantener atados y estables los incentivos de los políticos y burócratas. Los servidores se basarán en una Blockchain y serán privados, tan descentralizados como personas deseen integrar la red. Para ello la red no solamente estará dedicada a vigilar las acciones del Estado, sino también a calentar los lazos sociales e integrar la sociedad a través de internet, fomentando el intercambio de ideas, información y bienes materiales con criptodivisas minables en la red emitidas por empresas y comunidades.